Ya no permitimos alimentos ni bebidas en el PARLOR de la iglesia